El paraíso en la Tierra

¡Por fin ayer pude inaugurar la Feria del Libro! 😀 

He estado aguantándome todo el fin de semana, viendo por la televisión todas las noticias relacionadas con la Feria y a la gente apiñada en las casetas y derramándose por el paseo. No, he aguantado estoicamente y me acerqué finalmente ayer por la tarde, que si bien había menos gente, estaba más llena de lo que esperaba.

Pero, ¿qué importa? Mi vida gira en torno a tres eventos: La Feria del Libro Antiguo de Primavera, La Feria del Libro y La Feria del Libro Antiguo de Otoño. Punto. Así pues, me entregué con la emoción de una niña a recorrer arriba y abajo las 300 y pico casetas que conforman la Feria y que me hacen feliz como un regaliz.

Mi amor por la Feria comenzó de la mano de mis padres, por supuesto. Pero a lo largo de estos años ha ido creciendo y afianzándose, y ahora cuando la visito, es como si visitara a una vieja amiga. No hay nada que no me guste en ella (quizás el exceso de gente y el calor sofocante, pero eso no es culpa de la Feria): me gusta ver los millones de libros que alberga, aunque a veces me hagan sentir pequeña; me gusta ver a los autores y mirarles con envidia sana; me gusta imaginarme todas las historias contenidas en las páginas que esos libros encierran y quiénes serán los lectores que las descubran; me gustan hasta las casetas blancas y la gente que te regala abanicos para que no mueras del sofoco… En fin, que me gusta todo en ella.

Es la cita editorial más importante del año, y aunque todos los años voy con la idea de encontrar algo nuevo, siempre me descubro a mí misma buscando en el mapa mis casetas preferidas: Alba, Valdemar, Anagrama y Acantilado (foto). Es en estas casetas donde puedo tirarme media hora larga, aunque prácticamente me conozco todos sus títulos.

2015-06-02 17.47.15
Mi botín de ayer 🙂

Siempre intento comprarme algo que de normal no leería, dejarme llevar por las cubiertas o los títulos llamativos de las últimas publicaciones, pero soy una defensora acérrima de los clásicos, y no puedo evitar sentirme culpable por leer libros más actuales, cuando hay tantos, tantíiiiiisimos libros clásicos que merecen la pena ser leídos. Aún así, debo proclamar orgullosa, que ayer me compré un libro más “actual”, que llevaba un tiempo persiguiendo: Pregúntale al polvo de John Fante. Además, el señor de la caseta de Anagrama es súper simpático y me regaló una libretita imitando la famosa cubierta amarilla de la editorial.

Pequé poco ayer. Tengo más libros de los que puedo leer y no me gusta comprar por comprar (aunque es condenadamente difícil). Así que junto a Fante, compré también un mapa de Berlín, que por fin visitaré este año (Super! :D).

Abandoné la Feria con una sonrisa, porque por supuesto, esta no es la única vez que voy a ir este año, sino la primera. Espero veros por allí también 🙂

———————————————————————————–

PD: Así de bonito estaba el Retiro cuando me iba…

2015-06-01 20.48.35

Anuncios

Un comentario en “El paraíso en la Tierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s