Olvido embotellado

Deberían vender embotellados

sueños de olvido,

como elixires perdidos

para poder descansar.

Cuando pesa la cabeza

y duelen hasta los recuerdos,

¡qué bien vendría

un dulce viento pacificador

soplando por la bruma de pensamientos

confusos, turbios, dolientes!

Es dejar de ver

y solo verte a ti.

Es no querer pensar

y solo pensar en ti.

Como si fuera un castigo.

Yo solo quiero rendirme ya

dejar de recelar;

de ponerle trabas a la soledad;

de mirar y desear;

de soñar;

de temer que no sea compartido;

de que sea igual, de que dé igual.

Yo solo quiero saltar,

ser libre.

Dejar de pensar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s