Cerrado por vacaciones

Se acabó por ahora:

llegó el tiempo del Sol,

del calor,

del olvidarse y del disfrutarse,

del “ya volveremos en septiembre”.

Llegó la hora de tumbarse a leer,

a soñar, a escribir, a pensar en el más allá

lejos del menos aquí.

Llegaron las noches infinitas lejos del ruido,

-esas de salir a contar estrellas y secretos-

sin móviles, ni ordenadores ni cacharros eléctricos y modernos.

Llegó la hora de perdernos 

para poder encontrarnos.

Llegó la hora de colgar el cartel de

“cerrado por vacaciones”.