Los hermanos Karamázov

Esta monumental obra de Fiódor M. Dostoievski llevaba ya un tiempo en mi estantería. Es uno de esos libros que tienes que leer llegado el momento, y no sólo porque su más que considerable extensión (tiene 1103 páginas, nada más y nada menos) pueda disuadirte de empezar, sino porque su historia y sus personajes pueden llegar a influenciarte hasta el punto de llegar a considerarlos como algo propio.

Dostoievski es uno de los grandes autores de la Literatura Universal. Su escritura fluida y descriptiva crea enormes momentos de tensión y sabe perfectamente cómo mantener enganchado al lector, encadenando las historias de los más diversos personajes y conmoviendo todos los corazones con los episodios más trágicos y patéticos que sólo el carácter ruso puede representar. La sociedad rusa, con todos sus convencionalismos, sus tradiciones y sus pasiones, está atrapada entre sus páginas, y aunque los nombres tan largos (Fiódor Pávlovich Karamázov, Katerina Ivanovna, Iván Fiódorovich…) pueden llegar a ser algo engorrosos, no son un impedimento para quedar atrapado por la sucesión de episodios que se van desarrollando y que van desembocando en un fatal desenlace. Sin duda alguna, su lectura es muy amena y fluida, y cuando quieres darte cuenta, ya llevas leídas doscientas páginas y son las tres de la mañana.

La historia gira en torno a Fiódor Pávlovich Karamázov, un terrateniente borracho, mujeriego y corrompido que vive por y para sus intereses, y sus hijos Dmitri, Iván, Alexei y Smerdiakov, cada uno más opuesto al anterior. Dmitri es irracional y apasionado, incapaz de controlar sus impulsos y emociones; Iván es frío, inteligente y calculador; Alexei, el pequeño, es muy religioso, así como la pieza clave entre las relaciones con sus hermanos y su padre; Smerdiakov, por su parte, es hijo bastardo reconocido parcialmente, rencoroso y resentido. El padre se desentiende de sus hijos cuando estos son apenas unos infantes, y años después, Dmitri se enfrentará a él por engañarle con su herencia… y por estar enamorados de la misma mujer. Los problemas y las discusiones irán aumentando hasta que la tensión sea casi insostenible y todo desemboque en un asesinato… con un asesino muy claro.

Las relaciones contradictorias y las pasiones desbordadas inundan este libro, donde los sentimientos priman sobre la razón y donde los personajes están fatalmente condenados por culpa de sus caracteres y su irremediable destino karamazóviano.

Su lectura es apasionante. Es imposible no cogerle cariño a Mitia con su arrebatos coléricos, simpatizar con Aliosha en ese nido de locos, e incluso con Iván, cuando al final se demuestra cómo es en realidad. Este libro enseña el lado más oscuro de las relaciones humanas, con todos sus egoísmos y sus sinsentidos.

Esta obra ha sido adaptada al cine en diversas ocasiones (en 1958 y en 1969), e incluso al teatro (hace un mes estaba en el Teatro Valle-Inclán con Juan Echanove en el papel de Fiódor Karamázov), pero yo soy de la opinión de que primero va la obra escrita, y luego ya la representación.

Sin duda espero que, llegado el momento, todos disfrutéis de su lectura, pues es una obra fundamental en la Literatura Universal, y uno de los mejores libros que he leído en mi vida. Más que recomendable.

Anuncios

San Valentín con Salinas

En un día tan romántico como hoy, he querido hacerle un pequeño homenaje al poeta que, para mí, es uno de los mejores poetas del amor en lengua castellana: Pedro Salinas.

Dentro de la Generación del 27, Salinas (Madrid, 27 de noviembre de 1891- Boston, 4 de diciembre de 1951) escribió narrativa, ensayos, obras de teatro e hizo una impecable traducción de Proust, pero sin duda, lo que más destaca de toda su obra son sus poemas.

Aunque atravesó varias etapas creativas, sus poemas se caracterizan por una aparente sencillez y cercanía que indagan en lo más profundo del sentimiento amoroso. Los versos son cortos y suelen carecer de rima. Como él mismo escribió en sus cartas: “Estimo en la poesía, sobre todo, la autenticidad. Luego, la belleza. Después, el ingenio”[el epistolario con su mujer Margarita y con su amante Katherine Whitmore merecen una mención aparte, porque son otra magnífica obra en prosa que reflejan a la perfección  la profundidad del amor en el corazón de un hombre, de sus sentimientos, sueños y pensamientos, de una forma tan clara y bella, que llegan incluso a parecer nuestros.]

Lo que más me gusta de Salinas es la forma en la que habla sobre el amor: en absoluto es una fuerza oscura o deprimente, no hay penas de enamorado en sus obras, sino todo lo contrario: la plenitud de la vida, el enriquecimiento del propio ser  y el nuevo sentido que cobra el mundo, como solo puede producirse cuando se está enamorado. ¡Qué alegría vivir  sintiéndose vivido…!

El amor es la mayor fuerza que mueve el mundo, como decían los neoplatónicos del Renacimiento. Salinas trata todos los temas que pueden surgir en una pareja: el autoconocimiento y el conocimiento del otro, el pasado amoroso, el futuro conjunto… Es muy curioso, pues no hay nada que no haya pensado yo y sobre lo que él no haya escrito. Salinas es y fue la voz de todos los enamorados.

Por eso, qué mejor forma de cerrar este breve homenaje, que con mi poema favorito: un poema que habla sobre el amor puro y verdadero, sin máscaras, ni disfraces ni escondites. El amor al desnudo frente al mundo. Y dice así…

Para vivir no quiero
islas, palacios, torres.
¡Qué alegría más alta:
vivir en los pronombres!

Quítate ya los trajes,
las señas, los retratos;
yo no te quiero así,
disfrazada de otra,
hija siempre de algo.
Te quiero pura, libre,
irreductible: tú.
Sé que cuando te llame
entre todas las gentes
del mundo,
sólo tú serás tú.
Y cuando me preguntes
quién es el que te llama,
el que te quiere suya,
enterraré los nombres,
los rótulos, la historia.
Iré rompiendo todo
lo que encima me echaron
desde antes de nacer.
Y vuelto ya al anónimo
eterno del desnudo,
de la piedra, del mundo,
te diré:
«Yo te quiero, soy yo».

(La voz a ti debida, 1933)

Feliz día de San Valentín para todos 🙂

The Versatile Blogger Award

Antes de que Gabriela J. de The Velvet Books me nominara, debo reconocer que no había oído nunca hablar de esta iniciativa. Pero, tras haber investigado un poco, me parece una idea fantástica el que los propios bloggeros nos apoyemos los unos a los otros y que hagamos un post en el que mencionemos (o nominemos) a aquellos blogs que más nos gustan.

Antes de mis nominaciones, quiero agradecerle profundamente a Gabriela su nominación, porque me ha hecho muchísima ilusión y me siento muy honrada (sobre todo cuando ella tiene un blog cien veces más bonito que el mío y sus reseñas son siempre la mar de interesantes).

-Requisitos de las nominaciones:

Mostrar el logotipo y el enlace con el blog de origen.

versatile-award-2

Nominar al menos 15 blogs que hayas descubierto recientemente, o que sigas con regularidad y avisar a sus responsables.

  1. María M. Minguez
  2. Hazme poeta
  3. Eli Castell
  4. The Velvet Books
  5. Los labios de Valeria
  6. Non perfect. El blog imperfecto.
  7. La hierba roja
  8. Muy molon
  9. Viva
  10. Gallen’s Shadow
  11. Solo un incomprendido
  12. Microliteraturas
  13. Endorfinas en mi mente
  14. Desorbitados
  15. Byluis7

-Contar siete cosas sobre ti:

  1. Tengo más libros de los que podré leerme en una vida.
  2. Escribir para mí es como respirar.
  3. Creo en el amor por encima de todas las cosas.
  4. También creo firmemente que la música tiene un poder curativo y hasta místico.
  5. Me encanta viajar, sobre todo al norte de Europa.
  6. Me gustaría vivir cerca del mar.
  7. Soy un desastre con las nuevas tecnologías.

-Mensaje final:

Este post es para demostrarle a los nominados mi reconocimiento y mi agradecimiento por compartir su talento con todos, por lo que, hacer este mismo post (si no lo han hecho ya) o no, es cosa totalmente suya. Muchas gracias a todos 🙂

Diario de tu ausencia. Día 4.

Hola… Hacía mucho que no hablábamos. He estado bastante ocupada últimamente… Diciembre vino y se fue sin hacer ruido, con todas las Navidades y todos los reencuentros, todos los regalos y todos los cambios. Enero sólo ha servido para darme cuente de que ya estamos en febrero, y aquí estoy yo otra vez, escribiéndote, para que no te olvides de que te sigo echando en falta.

Han pasado muchas cosas, pero eso ya lo sabes. Todo está un poco manga por hombro en el país: seguimos con todo “en funciones” esperando a un milagro del que nadie se quiere hacer cargo. La incertidumbre nunca ha sido una buena compañera, pero como buenos españoles que somos, todo nos lo tomamos en broma. Fíjate hasta que punto: han hecho una serie que habla sobre los jóvenes que tienen que irse fuera de España porque aquí no tienen nada. Lo que debería ser un drama, es una comedia sobre topicazos nuestros en el extranjero. Y yo pienso en ti y me hierve la sangre. Somos muy imaginativos con los desastres y los escándalos; con todo aquello que es indignante hacemos chistes y bromas. Nos reímos mucho, pero se nos olvida el pensar en soluciones. Ya veremos qué pasa con este desaguisado que están montando.

Le tengo pánico al futuro, eso también lo sabes. Hay tantas cosas que me gustaría cambiar… pero me temo que llego tarde a los propósitos de fin de año. O quizás solo es una excusa para seguir igual, aún no lo he decidido. Pero no te escribo para ponerte triste ni para seguir quejándome. Quiero que tengamos esperanza en el nuevo año al que me incorporo un poco tarde. Verás, hace poco he escuchado una canción en la que decían que el cielo ayuda a los tontos que se enamoran y no conozco a dos tontos más tontos que tú y yo, así que quizás no estemos tan perdidos y no sea tanta la distancia que nos separa. Es sólo cuestión de tiempo.

Mientras tanto, yo seguiré aquí contando días a la espera del milagro. Tú cuídate y piensa en mí de vez en cuando.