Diario de tu ausencia. Día 5.

Hay dos verdades universales: mayo es el peor mes para los estudiantes, y la constancia no es una de mis virtudes.

Ya ha pasado lo peor de este año: ya hemos puesto punto y final a una etapa. Lo malo es que ahora se abre un horizonte inmenso, lleno de incontables posibilidades, y yo no tengo ni idea de hacia dónde dirigirme… Aunque quizás sí que tenga algunas pistas…

Lo mejor de todo es la inminente llegada del verano… y con él, tú. ¡Por fin! ¡Por fin! ¡Por fin! Lo gritaría una y mil veces. El verano nos da una tregua y podremos volver a las noches eternas de confesiones a media voz, de paseos a ninguna parte y de sueños compartidos. Este año no podremos aburrirnos, pues hay tanto que contarse. Hay tanto que ver y que recuperar. No te imaginas la de cosas que he planeado, ni de lo que tengo guardado para ti: he dejado en reserva para ti mis mejores sonrisas, mis ocurrencias más ingeniosas, mis historias más entretenidas, mis planes más descabellados. La idea es que sigas echándome de menos cuando el otoño empiece a amenazarnos. Pero para eso queda aún tanto… Vamos a llenarnos de recuerdos. Te lo prometo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s