Ghosts that we knew

No me asusta nombraros,

ir llamándoos uno a uno por vuestros nombres,

y que vayáis llegando

uno a uno, como reflejos en las ventanas,

como las gotas de lluvia,

como las hojas del calendario.

No me da miedo el que nos sentemos

frente a frente y cuerpo a cuerpo.

Cuando vengáis a por mí,

me encontraréis aquí, de noche,

a oscuras, donde siempre

venís a acecharme, fantasmas hambrientos,

con vuestras muecas y vuestros recuerdos.

No sois ya vosotros, sois yo misma dentro de mí.

Lo oscuro, lo incierto, el miedo, los deseos,

el vértigo, el insomnio, el sueño.

Pero cuando llegue la luz y alcéis el vuelo,

pájaros de mal agüero,

me dejaréis aquí, en el suelo,

con el único enemigo al que la luz no espanta,

pero que se aferra con desesperación a la esperanza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s