Rebellion

Esta noche me voy a emborrachar

a base de sueños

y planes maquiavélicos.

Voy a asfixiar a cada diablo

en el fondo del vaso,

y voy a vengarme de mi soledad

con cualquier desconocido

que sepa bailar.

Enterraré este amor perdedor,

cansado de apostar

por el caballo equivocado,

y dándome, al fin por vencida,

tomaré como victoria

la mayor de las derrotas.

No hay mayor soledad

que estar sentada a tu lado.

Twisting circle

Era otra mi nostalgia

-en aquel otoño-,

cuando las sombras eran alargadas

y temblaban las luces en la ventana.

-entre la multitud,

entre miles de voces y de rostros-,

viste todas mis heridas

y desvestiste mi alma

como si fueras un tornado.

Tú fuiste la marea que todo se lo llevó.

Te llevaste mi alma y mi nostalgia,

te llevaste cada lágrima

y cada abrazo.

Todo te lo llevaste,

como un tornado.

Barriste los recuerdos

bajo las raíces de mis ojos,

y cosiste las sonrisas que colgaban al atardecer.

Era otra mi nostalgia

-aquel otoño-,

antes de que irrumpieras

como un tornado,

como un haz de luz abrasador.

Antes de que todo ardiera,

tú no tenías siquiera nombre.

Y ahora

-ahora-,

eres mi pareja de baile

-volando sobre los tejados,

girando hasta el amanecer-.

Todo te lo llevaste

como un tornado.

Babel

Ahora que todos los puentes

han ardido

y me quedo en este recodo contigo;

ahora que no hay más mapa

que tu espalda,

ni más estrellas 

que las que imaginamos.

Ahora que nos consumimos

en este silencio,

puedo decirte que

son tus ojos

los que siempre serán peligrosos.

Ahora que tenemos la noche

como mudo testigo de los abrazos;

y ahora que ha caído la Torre de Babel,

nos entendemos entre sueños

apurando la copa de los finales incompletos.

Ahora que, ya solo nos quedan los juegos,

nos arrastramos por el suelo

buscando la absolución que no necesitamos

por un instante de eternidad.

Starry night

Jamás volví a confiar en mí.

En medio de los expresivos silencios

y las miradas calladas;

ante los lánguidos paisajes

-por la ventana,

encontramos el camino a casa:

-se cayeron los satélites del cielo.

Tras la sonrisa cansada

se fueron desvistiendo los misterios,

hasta darnos de bruces contra el suelo.

Seguimos la escalera de estrellas

y allí nos encontraremos

cuando el fin del mundo venga a buscarnos.

Ghosts that we knew

No me asusta nombraros,

ir llamándoos uno a uno por vuestros nombres,

y que vayáis llegando

uno a uno, como reflejos en las ventanas,

como las gotas de lluvia,

como las hojas del calendario.

No me da miedo el que nos sentemos

frente a frente y cuerpo a cuerpo.

Cuando vengáis a por mí,

me encontraréis aquí, de noche,

a oscuras, donde siempre

venís a acecharme, fantasmas hambrientos,

con vuestras muecas y vuestros recuerdos.

No sois ya vosotros, sois yo misma dentro de mí.

Lo oscuro, lo incierto, el miedo, los deseos,

el vértigo, el insomnio, el sueño.

Pero cuando llegue la luz y alcéis el vuelo,

pájaros de mal agüero,

me dejaréis aquí, en el suelo,

con el único enemigo al que la luz no espanta,

pero que se aferra con desesperación a la esperanza.

Partner in crime

Tú, que conoces todos mis sueños

y eres la respuesta a todas mis preguntas;

tú, que eres mi ritmo en el vals

y mi pareja de juego.

Tú que eres mi mitad,

y más de la mitad de mis pensamientos:

coge mi mano y sal a bailar.

Tú que todo lo entiendes

y que me ves transparente;

salvas las distancias

y en un segundo te plantas en mi cama

-cada noche, al despertar.

Tú que todo lo eres,

sé también mi cómplice en todos los crímenes

y en todos los amaneceres.

Home

Vendrán a caer las sombras sobre nosotros

y nos encontrarán aquí sentados:

uno frente al otro,

en esta casa que es nuestra casa

y que tú puedes llamar hogar.

Aquí estaremos, cuando

la noche venga a encontrarnos,

orgullosos y en silencio.

En este mundo que hemos creado,

-que es solo nuestro

y que solo contiene nuestros sueños-

hicimos de la soledad un reino

y de los besos un hogar.

La noche nos encontrará despiertos y sin miedo,

dispuestos a marchar;

cuando los fantasmas se hayan ido

y ya no queden más recuerdos que colgar,

nos sentiremos en silencio

transparentes ya;

en este mundo que hemos creado

y llamado hogar.

Cuando vengan las sombras

y caigan sobre nosotros,

tú podrás entonces mirarme

y llamarme hogar.